Conoce los alimentos perjudiciales para la salud de los perros (3/3)

Acabamos esta serie de post con los siguientes alimentos que son nocivos para los perros:

Patatas/papas (crudas): Las patatas crudas contienen oxalatos nocivos, pudiendo afectar riñones, tracto digestivo y sistema nervioso.

Las plantas de patatas y las patatas crudas si son verdes o tienen bordes verdes, contienen alcaloides solanum (solanina), que son tóxicos para los animales y humanos.

Entre los síntomas más comunes por ingestión de patata cruda: vómito, diarrea y latidos irregulares del corazón en el perro.

Si quieres darle patatas, ofréceselas cocidas e incluso hay recetas para hacer ricas y saludables galletas para tu perro.

Pescado crudo: El pescado contiene Tiamina (vitamina B), la cual puede ser venenosa para tu can. Inclusive puede llegar a contener un parásito llamado Anisakis, que se aloja en el sistema digestivo y provoca diversas reacciones alérgicas.

Síntomas: Pérdida de apetito, urticaria, dolor abdominal, diarrea, vómito, convulsiones o muerte.

Productos lácteos (leche, yogures, quesos): La mayoría de los perros son intolerantes a la láctosa, en etapa adulta no es necesario incluir en su dieta leche, ya que nuestro amigo perruno carece de la enzima que le permite descomponer la lactosa.

Síntomas: Diarrea, vómitos, problemas gastrointestinales

Sal (cloruro de sodio): En cantidades moderadas es beneficiosa para la salud, incluso los alimentos de nuestros perros y gatos contienen bajas cantidades de sal. Aunque cabe recalcar evitar en la dieta de perros y gatos con problemas cardiovasculares alimentos que contengan sodio.

Por el contrario, una ingesta excedente de sal en su dieta como los pretzels, papas fritas, cacahuates o nueces salados, palomitas de maíz, embutidos, entre otros alimentos que contengan cloruro de sodio, ocasionará estragos en la salud del perro.

Mantén lejos del alcance de tu mascota productos que contienen altas dosis de sodio, como la pasta para modelar de los niños, agua de las peceras de mar, soluciones para enemas, botes o bolsa de sal para cocinar.

Síntomas: Vómito, diarrea, falta de apetito, acumulación de líquido en el organismo, micción frecuente, depresión, escalofríos, depresiones, insuficiencia renal, coma, en casos extremos, la muerte.

Setas (hongos): Si el perro llegará a comer una seta no comestible, correrá el mismo riesgo que una persona de intoxicarse.

Síntomas (Dependerá de la especie de seta): Pueden presentarse vómitos, diarreas, babeo excesivo, producción de lágrimas, pupilas dilatadas, ritmo cardíaco lento, ictericia (amarillamiento de la parte blanca de los ojos y membranas mucosas), convulsiones.

Tomates: Los tomates, si son verdes pueden provocar dolor de estómago en el perro, principalmente si este aún es cachorro.
De la planta de tomate, las partes tóxicas para tu perro se encuentran principalmente en las hojas y el tallo, ya que contienen atropina y tomatina. Algunos de los síntomas que puede presentar por su ingesta: pupilas dilatadas, temblores, convulsiones, vómito, diarrea.

Si deseas darle tomate, que este se encuentre maduro, rojo, procura quitarle las semillas y dale pequeñas cantidades.
Uvas y pasas: Diversos estudios médicos aseguran que las uvas y las pasas pueden ser tóxicas para los perros y gatos, sin embargo, se desconoce con exactitud qué ocasiona la intoxicación en ellos.

En caso de ingesta del animal, es altamente probable que muestre síntomas 6 horas después del consumo. Considera que cada individuo reaccionará de diferente manera independiente de la cantidad ingerida.

Síntomas: Vómitos, diarrea, falta de apetito, sensibilidad abdominal, restos de uvas en el vómito y/o heces, letargo, polidipsia (tomar agua en exceso), falta de micción y en casos extremos, la muerte de la mascota.


Xilitol (chicles, galletas sin azúcar, golosinas, pasta de dientes): Este edulcorante artificial que se utiliza para la elaboración de diversos productos, es sumamente tóxico para la salud de tu perro.

El xilitol estimula la liberación de insulina en el páncreas y provocar insuficiencia hepática por la disminución de niveles azúcar en el perro, decaimiento, pérdida de coordinación, letargo, convulsiones, hemorragias internas y encías deterioradas.

Acude inmediatamente a su veterinario si el can presenta síntomas, ya que unos cuantos gramos de alimentos que contengan xilitol, pueden ser mortales.

Una atención veterinaria oportuna y el tratamiento adecuado, preferiblemente durante las primeras 6 horas a partir del primer síntoma, puede salvarle la vida a tu perro. Mantén siempre a la mano los números de emergencia de veterinarios y clínicas de animales. Evita medicarlo, las consecuencias que podrían ser fatales para el animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *